Buscar
18:28h. jueves, 05 de agosto de 2021

Memorias de un Astro Eterno del futbol

El Argos Digital rememora los pasos de Diego Armando Maradona, desde sus inicios en el balompié, pasando por sus más sonados escándalos, hasta el fin de su existencia el día de hoy

maradona
Fuente: Radio Perfil

Diego Armando Maradona Franco pasara a la historia del deporte como uno de los máximos referentes del futbol por todos los triunfos que logró para el equipo de su país: Argentina, y por todo lo que para bien o para mal hizo en nombre de la ‘pecosa’. Su historia es tan fascinante como su vida misma y por esto, en forma de homenaje al eterno capital de la selección gaucha, LE Argos Digital le cuenta brevemente la historia de Maradona, un hombre que se convirtió en un héroe, y que ahora se convirtió en una leyenda para la eternidad.

Nacido en el popular barrio de Lanús, dentro de la capital argentina el 30 de octubre de 1960. Hijo de don Diego Maradona y de doña Dalma Franco. “El Diego” era el quinto de una familia de ocho hermanos y fue el primer hombre de la familia Maradona Franco.

Su vida infantil la transcurrió en la villa de Fiorito, dentro de la zona del Gran Buenos Aires y en medio de la más rotunda pobreza. Dese muy chico, Diego demostró un amor profundo por el fútbol, y cada vez que podía se iba para el potrero del barrio, “Las Siete Canchitas” como lo conocían, allí pulía su ataque ofensivo que lo caracterizaría, tal fue el genio de ‘Dieguito’, que su primer fichaje fue con las divisiones infantiles del Argentinos Juniors con quien compitió en la Copa Evita Perón de futbol, la cual ganó en 1974 y le sirvió para competir dentro y fuera de la Argentina; y para después ser fichado en la plana mayor de Argentinos Juniors en 1976, donde debuto con derrota 1-0 ante Talleres, pero pudo redimirse un mes después, el 14 de noviembre del 76 con una goleada de dos goles a cero ante el San Lorenzo del Rio de la Plata.

Gracias a su prodigiosa ‘zurda’,  Maradona fue destacado tres años consecutivos como el mejor jugador de los campeonatos Metropolitano y Nacional; en 1978, 1979 y 1980, y logro poner subcampeón a Argentino Juniors en el Metropolitano del 80. Dichos logros lo llevaron a la Selección juvenil argentina que disputaría el Mundial de esta categoría en Japón 1979. Su primer gol con la escuadra celestre lo marcó en un amistoso contra Escocia donde Argentina venció tres goles a uno de visitantes en Glasgow, posteriormente Argentina, de la mano de Maradona al frente de la cancha, logro el pase para la competición global en tierras niponas.

El “Cebollita” (apodo que le quedo por su paso en las inferiores de Argentinos Juniors) debuta oficialmente en un certamen mundial juvenil ante Indonesia, que sufrió una paliza de 5-0. Luego participaría en las victorias gauchas frente a Yugoslavia, Polonia y Uruguay. El 7 de Septiembre en el Estadio Olímpico de Tokio, Maradona anota uno de los tantos con los que Argentina vence a la Unión Soviética tres goles a uno y se corona como Campeón Juvenil, y en el que se destaca como el mejor jugador de la competición.

Después de ese impecable debut, muchos equipos estaban interesados en sus servicios, incluyendo el América de Cali que estuvo a nada de ficharlo, de no ser por la propuesta hecha por el Boca Juniors que lo motivo a quedarse en la escuadra xeneise. Su debut fue el 20 de febrero de 1981 ante su viejo rival, el equipo Talleres de Córdoba al que se llevó de lejos por cuatro tantos a uno de los cordobeses. A pesar de tener el apoyo de su fanaticada, los resultados de Boca con Maradona no fueron muy satisfactorios por lo que el equipo de La Bombonera le cede sus derechos al Barcelona, y justo en buen momento para adelantar su preparación rumbo al Mundial de mayores de España 82 en el cual debutaría dentro de la selección principal.

Aunque debuto con triunfos en tierras ibéricas para su selección, fue inevitable que Argentina fuera eliminada, lo que fue considerada por mucho tiempo como al peor actuación de la albiceleste hasta el Mundial de Brasil 2014; pero no le impidió ser fichado por el FC Barcelona por dos años. Luego fue transferido al Calcio italiano donde militó para el Nápoles entre 1984 y 1990 y cosechó una seguidilla de triunfos.

Esta experiencia le sirvió para llegar renovado al Mundial de 1986 en México, que pasaría a la historia del deporte por el memorable triunfo de los celestes al equipo de Inglaterra 2 goles a uno y en donde afloró la genialidad de la mítica “Mano de Dios” con la que Argentina pasa a la ronda de semifinales, y posteriormente, ganar la segunda Copa Mundial para la nación suramericana.

Con el inicio de la eliminatoria rumbo a Italia 90, empezó el declive del “Pelusa”: los sureños tuvieron un desempeño aceptable por lo que quedaron subcampeones y el mundo supo de la adicción del Diego de la peor manera, al ser suspendido por dopaje luego del triunfo 1-0 del Nápoles al AS Bari. Posterior a eso, decide volver a Argentina a principios de Abril del 90. Unos días después, fue arrestado por posesión de drogas y en 1991, la justicia italiana también lo condeno a 14 meses de prisión por el mismo delito.

En 1993, llegó la redención para Maradona al ser reclutado para el Sevilla de España por Carlos Salvador Bilardo, la cual no duro mucho debido a una lesión muscular que lo alejo un buen tiempo de las canchas. Este episodio de su vida fue el detonante para abandonar Europa y volver al futbol argentino de la mano del Newell´s Old Boys, aunque no configuró ningún gol durante los seis meses que estuvo al servicio del equipo rosarino. Maradona ya no era el mismo de antes.

1993 Y 1994 fueron años duros para el “10”: fue testigo en primera fila de la derrota de su país 5 a 0 ante la selección Colombia, no volvió a ser convocado por la AFA (Asociación del Futbol Argentino) para la Copa América y el Mundial del 94, aunque fue convocado a último minuto; y terminó involucrado en un ataque a la prensa con un arma de fogueo.

Maradona volvió con los argentinos ante la presión ocasionada por la derrota ante Colombia y el sufrido paso al Mundial de Estados Unidos frente a Australia. De esta competición solo pudo jugar los compromisos ante Grecia y Nigeria, en este último, donde anotó su último gol en un mundial; luego de eso fue suspendido nuevamente del futbol profesional por dopaje.

Ya entonces al no poder jugar de nuevo, se le midió a ser director técnico, siendo sus primeros equipos el Deportivo Mandiyú, el Racing de Avellaneda y el Boca Juniors. Al tiempo que tuvo una breve aparición en el cine y fue parte de los fundadores del Sindicato Mundial de Jugadores Profesionales de Futbol en 1997. Ese año sería uno de los más oscuros para el deportista, tras ser despedido por Boca ante los malos resultados que obtuvo, su fallida reclusión en un centro de rehabilitación en Suiza y una hospitalización de emergencia en Chile luego de descompensarse en medio de un programa de televisión.

Para fines de ese año, Maradona vuelve a Boca como jugador, pero nuevamente se vio involucrado en dopaje positivo por consumo de cocaína, aunque no pudo ser judicializado ni suspendido ante la falta de evidencia genética que pudiera comprobar si está o no drogándose. A los 37 años, anuncia su retiro del futbol, luego de disputar su último partido con Boca por el título de la Supercopa Suramericana ante Colo-Colo de Chile.

Ya alejado del futbol, la vida de Maradona estuvo ligada a sus declives en su salud y un sinfín de escándalos. Empezando el siglo XXI, Maradona empieza su rehabilitación de las drogas en Cuba, en donde se amista con el gobernante socialista de la isla, Fidel Castro, y empieza a defender las tesis de la política socialista. Dos años antes, decide separarse de su esposa Claudia Villafañe y despedir a su manager y amigo Guillermo Coppola, a quien después demandaría por una importante suma de dinero.

En 2004, Maradona sufrió un cuadro grave de hipertensión que conllevó en su posterior hospitalización en Buenos Aires, mientras visitaba a su familia luego de estar en Cuba por su rehabilitación. De ahí empezó un pleito legal con su familia, quien logro una orden judicial por la que ellos tenían la potestad del astro, que conllevo a que Maradona le pidiera al presidente argentino de ese entonces, Néstor Kirchner, que permitiera su salida, la cual nunca ocurrió.

En 2005, Maradona vino a Cartagena a someterse a una cirugía de balón gástrico para poder bajar significativamente de peso luego de los excesos en las drogas y la comida que lo llevaron a tener un caso severo de obesidad. Ya recuperado, el bonaerense entra con éxito al mundo de la televisión con su talk show “La Noche del 10”, el cual fue el programa más visto en la televisión argentina para su momento. También se involucra más en el mundo de la política al ser uno de los convocantes de la Cumbre de los Pueblos, con el objetivo de contrarrestar a la Cumbre de las Américas. Allí afianzaría su amistad con polémicos personajes como Hugo Chávez y Evo Morales.

En 2005 es designado como Manager del Boca Juniors, aunque no pude ejercer plenamente por las múltiples entradas al hospital. En 2008, el “Cebollita” es elegido como el nuevo director técnico de la Selección Argentina, con la que pudo avanzar a octavos de final en el Mundial de Suráfrica 2010. En 2012 desempeñaría como director técnico del Al-Wasri de los Emiratos Árabes Unidos.

Dos años después vuelve a la televisión como presentador del programa “De Zurda” de la cadena panregional de noticias Telesur, de la mano del locutor Víctor Hugo Morales. En el 2017, vuelve a los Emiratos a dirigir el Al-Fujairah y posteriormente, en 2018, compraría el equipo Dinamo Briest, de la Primera División de Bielorrusia. Ese mismo año, llegó a dirigir a los Dorados de Sinaloa, con lo que obtuvieron significativo triunfos en la Liga Mexicana de Ascenso.

Recién el año pasado decide volver a Argentina, a comandar su ultimo equipo, el Gimnasia y Esgrima de La Plata, el cual dirigió con magistralidad hasta hace unos pocos días cuando tuvo que ser sometido de emergencia por un coagulo en su cerebro, del cual fue operado exitosamente y del cual se estaba recuperando a la par de una desintoxicación de sus múltiples adiciones.

El Gran Argentino, el hombre que gambeteo a los más grandes equipos del mundo, hoy perdió la batalla por su vida ante la inefable Muerte, pero ni la misma le podrá quitar el mérito eterno de su talento que brillará por siempre y que será el ejemplo de lo que es y lo que no debe ser un héroe del deporte. Hoy murió un hombre, pero para la posteridad nació una gran y eterna leyenda. La leyenda de Diego Maradona.

Fuente: Youtube - Cumbias del Recuerdo